El Rincón del SommelierVinos

Los caminos del vino

1224068_10621024¿Qué te trajo a Puerto Rico? -Suelen preguntarme los que adivinan una tonada diferente en mi voz-.- El vino-, respondo sin titubear. Y es que para cualquier amante del vino esta isla es un verdadero encanto. Sin ser un país productor, Puerto Rico cuenta con más de 10.000 etiquetas de todas partes del globo. Y ahí no se terminan las buenas noticias sino que en muchas ocasiones una botella puede costar muy por debajo que en su lugar de origen.

En Puerto Rico se respira vino. Hay eventos internacionales, cursos, profesionales de gran talla, visitas de productores, embajadores, dueños de Bodegas  y degustaciones todas las semanas en restaurantes con ambientes y menúes tan variados que brindan un precioso abanico de posibilidades para el disfrute de los sentidos.

Siempre de manera responsable, podemos degustar caldos de los 4 puntos cardinales, de lugares tan diferentes como la Patagonia Argentina, Canadá, España, Italia o Hungría. Aprender de su cultura, su historia y su gastronomía de la mano de uno de los frutos más nobles y apasionantes que puede brindar la tierra.

Una de las  versiones del nacimiento de la palabra sommelier es la que plantea su origen francés, a partir del término somme, llamado así al carruaje o coche guiado por una persona que transportaba las cubas y todos los enseres relacionados con el vino, acompañando a la corte en sus viajes.

Me gusta pensar que la población Boricua forma parte de una gran corte y que de alguna manera yo tengo la fortuna de tener a mi cargo un carruaje donde todos pueden llegar a saciar su sed. Sed curiosa y extraordinaria que ha convertido a esta isla en destino soñado para sibaritas.

Un Sommelier en un restaurante  se encarga de guiar y responder cualquier pregunta que un cliente pueda llegar a tener con respecto a los vinos y su maridaje en relación al menú ofrecido por el lugar en el cual desarrolla sus funciones.  Es el último eslabón entre el enólogo y el comensal y tiene la misión no solamente de vender un producto, sino la de complacer acertando en la lectura de la mesa. El mejor vino de la carta puede no ser el adecuado para el bolsillo, el momento o para un cliente en particular.

Puedo decir, sin temor a equivocarme, que esta isla lo tiene todo. Gente maravillosa de sangre caliente, un clima privilegiado y un mar de posibilidades.

Y de vino, claro.

Vino recomendado: 

Ipsum2011

 

Previous post

There is no more story.

Next post

Introducción y Visita a CVNE con Ezequiel García

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>