A La SemanaCarpe VinumReseñasVinosvinos

Cierra el año con un gran vino

Hace escasas semanas, la prestigiosa revista norteamericana dedicada al mundo del vino -Wine Spectator- publicó su lista anual de los 100 vinos seleccionados como los más sobresalientes del 2015.  Ciertamente, para figurar en la misma se toman en consideración varios factores como disponibilidad del vino, precio y un elemento que, en mi caso, siempre ha sido esencial a la hora de evaluar un vino: el elemento sorpresa.   Me refiero a esa característica-los franceses le llaman Je ne sais quoi - que provoca en el consumidor una alegría que proviene de haber descubierto algo que desconocía y que en muchos casos, sobre todo para los más acérrimos enófilos, pasa a ser una especie de triunfo personal.  En la posición número 15 de la referida lista volví a toparme con un vino que me cautivó desde la primera vez que lo probé en una entrevista que hice para Wine News TV Puerto Rico (WNTVpr) en el Pabellón del vino de El Horreo de V. Súarez, que comparto con ustedes.  Me refiero al Selección Especial de la bodega vallisoletana Abadía Retuerta, en su referente de la añada 2011.

La publicación describe este vino como uno “de textura redonda y de impresionante profundidad, con notas de ciruelas, grosellas, regaliz, brea, con sabores ricos y concentrados.  Los firmes taninos están bien integrados, sostenidos vivazmente por una fresca acidez.  Notas florales y ahumadas interactúan en el largo final”.  En la escala de puntuación del 0 al 100, le extendió la importante nota de 94 puntos y le augura un potencial de guarda de 20 años.  Seguramente usted pensará qué hace este vino destacarse entre los otros.  Sencillo: cuesta $25.

IMG_0399

Hace poco tuve la oportunidad de disfrutar este vino en su versión del 2010.  Compuesto de un corte de tempranillo, cabernet sauvignon y syrah, se muestra muy potente en nariz con notas a pasta de membrillo, balsámicos, semilla de café, humo, mentol y una leve pimienta.  En boca es jugoso, amplio, con texturas o capas fluidas de sabor, que denotan una buena integración entre la fruta y el roble.  Los taninos se van resolviendo de a poco en la copa.  Recomiendo acompañarlo con un corte de carne de sabor intenso o con quesos fuertes.  Fiel a su región y los varietales que le dan vida, es un vino intenso, maduro, con una gradación alcohólica que ronda los 15% que no pretende ser delicado o refinado, aunque logra ser elegante a pesar de su impresionante corpulencia.  Ello, junto a su precio y a la historia de la bodega y las personas detrás de los vinos, le hacen un gran candidato para estar en su mesa del 31 de diciembre y cerrar este 2015. ¡Combínelo con lechón y después me cuenta! Vaya hoy y pídalo en el Horreo de V. Suárez.

Saludos y Salud.

Previous post

Frank Family

Next post

Roberto Oliván & Tentenublo Wines: en busca del vino perdido.

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>