ColumnasVinos

A vuela pluma

A veces es mejor así, llegar de una degustación (o una serie de degustaciones como es este caso) y escribir a vuela pluma, en una sentada, guiado por las emociones transmitidas y casi sin corregir la nota. Quizás falten esos datos técnicos que aburren y todos leen apresuradamente, quizás falte un poco de poesía, pero la vivencia está fresca y cuando nos entusiasma…a días de salir a la venta.

Mucho se ha hablado de lo espectacular de la añada 2013 y hay mucha expectativa con los vinos de alta gama donde el diferencial es más notorio. Cruzando unos mails con los responsables de Bodega Lúminis me contaban que todavía sus 2013 necesitaban unos meses más de estiba en botella, pero que si lo deseaba podía ir a probar su nuevo Allamand Valle de Uco 2013. No era una degustación formal, ellos salían de una reunión, yo estaba de pasada, pero no podía dejar ir el momento y catar el vino junto al enólogo Cristián Allamand.

Primero repasamos las añadas que están en el mercado, confirmando su buen momento y la rica evolución que han tenido desde que las probé el año pasado. Y luego nos dedicamos a dos novedades que están prontas a salir a la venta: el mencionado Allamand Valle de Uco 2013 y H 2012, su vino ícono. El primero tuvo algunos cambios respecto a la añada anterior, Cristián Allamand quiso darle más explosividad, sobre todo de aromas. Un Malbec bien frutado y floral, con una preciosa estructura. Un campeón de la RPC.

El H 2012 representa el mejor blend posible de la bodega, con la mejor uva, y sólo cuando se merezca hacer. En este caso, tiene un 60% de Malbec y un 40% de Cabernet Sauvignon, con una importante guarda en barrica. Es de esos vinos remolones, que tarda en abrirse, pero que cuando lo hace muestra una gran complejidad y representa un disfrute asegurado. Un gran vino.

Fue un honor para mí que me recibieran y dieran a probar estas primicias. Y qué mejor que junto a su winemaker, que en un diálogo ameno me mostró su filosofía de trabajo, responsable y honesta.

Novedades desde Achaval-Ferrer
Ayer, al otro día de aquella cata, nos esperaba un asado en el Hotel Faena + Universe junto a los vinos de Achaval-Ferrer. Otra de esas degustaciones que tomo como un reconocimiento al trabajo que venimos haciendo en este espacio (virtual, pero espacio al fin).

La idea del asadazo surgió para presentar en sociedad la alianza que hizo recientemente la bodega con la distribuidora Wine Supply. El objetivo es hacer crecer el volumen de ventas en el mercado interno y mejorar la comunicación de la marca (algo que ya se empieza a ver en la nueva página web). Silvio Alberto, CEO de Achaval-Ferrer, había expresado que: “Achaval-Ferrer y Wine Supply comparten muchas políticas y será muy fácil para ambas empresas trabajar conjuntamente. Resulta ser que la política de excelencia en los productos, la cultura de trabajo, y la visión sobre la sofisticación del consumidor Argentino tienen gran valor para ambas compañías. Por esta razón, esta alianza genera una unión clave y una oportunidad única para fortalecer el desarrollo de los productos de la bodega en el mercado interno”.

Con la excelente calidad de los platos del Faena, probamos dos vinos conocidos, pero con sorpresa: la nueva añada del Achaval-Ferrer Cabernet Sauvignon 2013 y el Achaval-Ferrer Quimera Edición Limitada 2011. Ambos vinos tienen la impronta de la bodega, fruta fresca, acidez natural elevada, complejidad, elegancia, y excelencia. Vinazos irreprochables, para tomar y tomar, con un largo potencial de guarda.

En cuanto a la gran novedad del Quimera, nos aseguraron que esta edición de poco más de 3000 botellas comparte el estante con el Quimera tradicional, pero con el añadido de ser una versión de mayor calidad. Además, se le suma un cambio de etiqueta surgida de la obra de la artista plástica española Loreto Alcoba. Los fanáticos de Achaval no pueden perderse este nuevo blend.

Todavía tengo los sabores en la boca de este rápido paseo por grandes vinos. Cada uno en su segmento y con su propio estilo. A veces es mejor así, transmitir nuestra primera impresión. Ya habrá tiempo para la cata sesuda.

Previous post

Ardal, Bodegas Finca Ardal, 2008

Next post

Stolpman Syrah Originals, Stolpman Vineyards, 2012

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>