Un Prosélito del VinoVinos

Cena con el Master Sommelier Michael Jordan y los vinos de Kendall Jackson

Para mí no hay nada mejor que hablar con alguien, sobre el mundo de los vinos, que cumpla con tres requisitos básicos: que tenga experiencias distintas a las mías, que sea receptivo a opiniones y que, sobre todo, sea humilde. Si son leyendas en la industria de los vinos es un ‘nice to have’. Y de esta misma manera, tuve yo una de estas experiencias este pasado jueves, 9 de abril de 2014 durante el Kendall Jackson Dinner en el Morton’s Steakhouse del Hotel Caribe Hilton. Tuve la oportunidad de compartir con el Master Sommelier y Certified Wine Educator, Michael Jordan (Director de cuentas claves globales) en un evento particular donde a través de cinco platos, el grupo de Kendall Jackson que incluyó al ya mencionado, a Bill Blais (Vice presidente de ventas y distribución) y a su Director de ventas en el Caribe y Latinoamérica, Fernando Arteaga, nos presentaron algunos vinos de la familia KJ.

La actividad comenzó con un coctel a partir de las 7:00pm donde se pudo interactuar entre los invitados y fuimos todos recibidos con una copa del Vintners Reserve Chardonay 2011. Un vino perfecto para comenzar la actividad. Sabroso, con fruta bien presente y leve grado de mantequilla. Rápidamente y sin pensarlo mucho el Sr. Jordan se acercó a mí, se presentó, y tomé la oportunidad para hablarle sobre este portal y comenzamos la primera de varias conversaciones durante la noche. De las primeras preguntas que le hice fue el que lo llevó a trabajar para Kendall Jackson si él ya tenía una carrera tan establecida. Me comentó que vendía muchos vinos de Kendall Jackson, que la relación calidad precio era siempre muy buena y que le gustaba que era un negocio familiar. Eso selló la negociación. Luego le pregunté sobre su opinión y la nueva reputación que está adquiriendo lentamente la costa este de los Estados Unidos, en particular Nueva York y Virginia, en la confección de buenos vinos. El fue un tanto más parco en esta respuesta, pero sí me dijo lo siguiente que me pareció una gran respuesta: “Esta gente lleva tiempo haciendo vino. Han ido aprendiendo poco a poco y están haciendo cosas mejores. Que los medios los estén descubriendo ahora y a su vez haciendo que personas que nunca miraron para allá les presten atención, es sólo el principio; los vinos ya estaban allí. Somos nosotros los que estamos llegando ahora.”

Comenzamos con la cena, tengo que decir que no hubo ni un sólo plato que no estuviera excelentemente cocinado (y les habla un malacostumbrado a la hora de comer) y una atención al detalle tanto por el personal como por el gerente general, quien fue extremadamente atento toda la noche.  El primer vino con la cena fue un Grand Reserve Chardonnay 2010 a la par con un Lobster Bisque.  El vino tenía un poquito más de estructura que el anterior, un vino más serio (si es que hace algún sentido esta analogía) pero con las frutas tropicales y cítricos presentes.

En la mesa me encontraba con los amigos de Plaza Cellars (quienes distribuyen la marca), con Bill Blais, Michael Jordan y una nueva amistad que hice con un empresario y conocedor de vinos visitando de nuestra isla vecina, República Dominicana. Para el segundo plato, que fue un Pork Tenderloin espectacular, nos trajeron el primer tinto de la noche: Cambria Julia’s Vineyard Pinot Noir 2012. En boca era sedoso y agradable y presentaba algunas notas de cerezas y chocolate pero un tanto escondidas y de corta duración. Se nota que más adelante estarán en plena reverberación campeando por su respeto pero por el momento  bajo mi criterio personal diría que guarda.

SAMSUNG

Fue en este momento que entre conversaciones generales y presentaciones de los vinos tuve otra oportunidad de dialogar con el Sr. Jordan.  No me pregunten cómo llegaron los temas de nuestras conversaciones pero si son representativos de una persona de mente abierta, educado en su industria y con muy buenas relaciones interpersonales.  El punto es que comenzamos a hablar sobre las mujeres enólogas y cómo han sido un soplo de aire fresco en una industria predominantemente controlada por hombres. Esto hace muy buena sincronización con el hecho de que Mary Maher, Vineyard Manager de Harlan Estate en Napa, California, recibiera el premio a Napa Valley Grower of the year en el 2014. Me comentó sobre una actividad que hace anualmente en Hawaii donde invita tanto a chefs como a enólogos y contempla hacer una solamente de mujeres lo que me pareció genial.  Luego de eso hablamos sobre mi columna (que vio sus comienzos en Twitter) sobre Winesthesia y mi asociación de música y vino y me comentó que él había escrito hace un tiempo atrás sobre esos mismos temas en una línea similar aunque a la inversa donde le daban unas piezas de música y él les buscaba ataduras con el vino. Realmente una persona muy interesante con quien hablar.

Al poco tiempo sirvieron el plato principal, un filete mignon que estaba tan bien cocinado al término ideal, que me intimida al menos por un tiempo intentar cocinar carne por mi cuenta. Este plato fue servido con dos vinos tintos. Un Grand Reserve Merlot 2011 y un Grand Reserve Cabernet Sauvignon 2010. Ambos con una nariz muy rica, pero vinos que hay que decantar y por cierto tienen mucha capacidad de guarda. El cabernet con algunas notas de cocoa y berries mientras que el merlot era más black cherry y currant. No son vinos muy costosos así que la oportunidad de comprar para guardar no ha de ser una muy extravagante.

SAMSUNG

Nuevamente el Sr. Jordan se levantó y habló sobre su trayectoria en el mundo de los vinos y su interés de trabajar con Kendall Jackson. Hubo algunos chistes comparativos con el famoso baloncelista de los Chicago Bulls (como eran de esperarse). El Sr. Blais contó una anécdota particular mencionando que el cantante Frank Sinatra era el padrino del Sr. Jordan.

Finalmente llegó el tiempo del vino dulce, y el que nos sirvieron fue un Late Harvest Chardonnay 2007 en conjunto con una pera con salsa de queso. ¡Qué combinación exquisita! Entre la dulzura de la pera y el salado del queso y lo goloso del vino, realmente cualquiera quedaba en condición de ser teleportado de vuelta a su residencia. Este vino estaba increíble con su inicial aroma a miel y canela seguido por un melocotón decadente.

Fue una cena muy interesante, llena de gratas memorias, conversaciones y sobretodo buenos vinos, que hacen que el mundo del maridaje sea tan emocionante.

Previous post

Excursión a la 48va Edición del Vinitaly

Next post

El Pilón Pregunta... con el Chef Tino

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>