Vinos

El sistema de los “BIN”

Si hay algo sobre el vino que tiende a incomodar a las personas es la cantidad tan variable de sistemas de etiquetado que usan los diferentes países productores. Uno domina el lenguaje de Burdeos (no tan difícil una vez que uno entendió la clasificación de 1855) para tropezar y caer varias veces antes de comprender el más complejo y errático sistema de Borgoña (donde una simple hectárea de tierra – aproximadamente 2,5 acres – puede producir hasta cuatro vinos diferentes).

Después de esto, uno finalmente logra manejar y aprenderse el antiguo y arcaico sistema alemán de tantos vinos del Rhin; y luego consigue conocer las muchas nuevas apelaciones de California. entonces, llegamos a Australia. Aunque el idioma utilizado es el inglés, tenemos que descifrar las variedades de las uvas, el productor, el vinatero, el distrito, el viñedo, y la añada. Todo esto parece claro hasta que llegamos al número de “Bin”.

Y entonces todo se convierte en una confusión porque aun cuando existen muchos vinateros australianos honestos, no hay uno solo que quiera revelar la verdad precisa acerca de lo que significa el número de “Bin”. Pues bien, amigos, no hay ninguna magia oculta ni secreto tan grande.

Muchos años atrás, una vez que los vinos se embotellaban, se guardaban separadamente en las cavas, y sin excepción se colocaban en “bins” o cubículos (racks). Para saber luego dónde localizar cada botella, ya que aún no habían sido etiquetados, se le asignaba un número a cada cubículo (Bin), lo cual facilitaba grandemente la labor para los bodegueros. Aunque algunos australianos nos quieran hacer creer que todavía esto es así, realmente no lo es.

Hoy día, aunque es cierto que los vinos tienden a ser enumerados en grupos como medida de identificación, esto se hace no en las botellas sino en los barriles de roble. La simple verdad es que los números de “Bin” de los vinos hoy lo que indica no es otra cosa que el estilo en que se hace el vino en los diferentes grupos de barriles (batches). De hecho, esto se volvió tan popular que mucha gente identifica los números de “Bin”con algunas marcas de vino. Esto no es realmente negativo, ya que los vinateros tienden a buscar al menos cierto nivel de consistencia en la calidad y el estilo de sus vinos, y una vez que uno entiende el sistema del bin todo se vuelve más fácil.

Veamos por ejemplo a la casa Penfolds, una bodega que usa los sistemas de “Bin” para identificar y mercadear todos sus vinos. Es claro que su Bin 707 es uno de los mejores Cabernet Sauvignons de Australia. Invariablemente de mediano a gran cuerpo con un mínimo de variación entre añadas, es un vino lleno de cerezas negras, frambuesa, así como aromas y sabores a té, eucalipto, menta, tabaco, violetas, cedro y jengibre. En su óptima forma es un vino opulento, concentrado, que llena la boca. Puede ser apreciado joven pero logra su mejor expresión luego de cinco años de añejamiento por lo menos. Es un vino tan bien balanceado que, en ocasiones, puede desarrollarse elegantemente por hasta veinte años o más.

El Penfolds Bin 407 es considerado el hermano menor del 707. No porque sea de menor calidad sino porque es más ligero, frutal. Está listo para beber más joven y se vende a menor precio en el mercado. Es cuestión de gustos.

En lo que respecta a Shiraz, el Penfolds 128 es un vino adorable. Profundo, rico y con mucho roble. Figura entre los más conocidos de la bodega y puede tomarse perfectamente a sus tres años, pero es mejor entre sus 10 y 12 años de madurez. El Penfolds 128 siempre se produce en la región de Coonawarra. En otra cara de la moneda, el Bin 27 Shiraz que viene de Kalimna es maduro y robusto pero más ligero que el 128 y se aprecia mejor a los 5-7 años. Lo que separa estos dos vinos no es calidad, sino el estilo (el 128 tiene más especias y regaliz; y el 27 es más frutal).

Podemos concluir que Australia presenta al consumidor un sistema de clasificación e identificación en sus etiquetas tan confuso como Borgoña y Alemania, pero que una vez que se comprende la logística detrás del sistema de los Bins es posible apreciar mejor sus vinos y seleccionar los estilos que van con nuestros gustos y preferencia. Al fin y al cabo eso es lo más importante.

Previous post

La practicalidad de las medias botellas

Next post

Treinta vinos de Rioja para disfrutar esta Navidad

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>