Vinos

Introducción y Visita a CVNE con Ezequiel García

CVNEPresentarme para un público lector como es el que representa el entrañable Estado Libre Asociado de Puerto Rico, representa un honor para mi, en la infatigable pelea personal que mantengo por divulgar la cultura vitivinícola. Juan Cuatrecasas Asua es para vosotros un amigo, un referente al que podéis acudir a partir de ahora cuando cualquier duda acerca de esta cultura os asalte. Siempre estaré dispuesto a echaros una mano. Aunque soy asesor fiscal y contable, mi gran pasión existencial es el vino y todo el entorno que le rodea, una cultura amplia y siempre admirada por mi, que cristalizó en un blog personal, EL ALMA DEL VINO, que a día de hoy se aproxima a una media de cuarenta mil visitas mensuales, procedentes de todas las partes del mundo, en especial de Estados Unidos, España, Alemania, Chile, Francia, Italia, Mexico, Canadá, Rusia y Reino Unido.

Son muchas las bodegas europeas que me envían muestras para catar y escribir acerca de ellas en mi blog, una práctica que me emociona y que supone para mi algo más que una simple afición. Mi tarea es siempre desinteresada, y huyo de comparaciones con críticos como Parker ó Robinson, entre otras cosas porque ellos viven de esto, y yo en cambio tengo que recurrir a la asesoría integral de empresas para ganarme la vida. Ni siquiera tengo ingresos por publicidad en el blog, algo que mantiene mi imparcialidad fuera de toda duda.

En mi trayectoria además de visitas continuas a bodegas, incluyo asistencias a ferias, congresos y a los primeur de Bordeaux, lugares en donde se adquieren unos conocimientos y en donde además los que amamos este mundo, disfrutamos de ratos de una grande y seria diversión.

Volver a los orígenes, algo así como un regreso al pasado de Ezequiel García, El Brujo de Rioja; uno de los más legendarios elaboradores de la bodega CVNE y por ende de la denominación.

cvne2
Cuando Ezequiel me propuso visitar la bodega y presentarme a su actual responsable enológica, María Larrea, me preparé para dedicar unas horas de la mañana de mi viernes para comprobar in situ que la Aldea del Vino, coqueto patio del que esta bodega del muy jarrero Barrio de la Estación dispone en el interior de sus instalaciones, sigue luciendo esplendorosa y manteniendo intacta la huella del tiempo, ese que aunque transcurre imparable, deja en lugares telúricos como el presente, un grado de personalidad y pasión por la cultura vitivinícola difícil de superar.
La pasteurizadora del siglo XIX presente en uno de los lados del patio da una cercana idea de lo que CVNE supone para la historia de Rioja, acompañada por dos bonitas prensas hidraúlicas dispuestas en un antiguo pabellón de elaboración y por las magníficas y más recientes salas de barricas Eiffel y Real de Asúa, emblemáticas en cuanto al valor de la madera en este mundo del vino.
Tinas de madera de roble francés de las más afamadas tonelerías, ese olor a bodega, ese silencio que se teme romper y que a algunos nos lleva a hablar en voz baja, como si pensaramos que un tono agudo pudiera molestar al vino que contienen las barricas.

cvne3
Y la mágica zona de calados, con las paredes cubiertas de historia y humedad, con añadas y añadas descansando en botellas que algún día verán la luz, eso que alguno denominan cementerio, separado del mundo real por una puerta insigne de madera, que hay que abrir con la ayuda de una llave de las de la vieja escuela.
Esa idea que siempre llega a la cabeza y que tiene que ver con un rodillo mental hacia atrás, pensando en el pasado de CVNE, en el esfuerzo de tantos hombres y mujeres que allí trabajaron para que en el presente podamos seguir admirando su obra.
Una visita a bodega centenaria, con el salvo conducto de uno de los elaboradores más grandes de la historia de CVNE y de Rioja, es algo más que una visita. Es aprendizaje, y sobre todo un honor para el catador y escritor de vino que esto suscribe.

cvne4
Mi agradecimiento sincero para María Larrea por su tarea de anfitriona y por supuesto a Moral por hacer de guía en un viaje al presente y pasado de una bodega como CVNE, santo y seña de la historia de Rioja.

*Presione aquí para ver más fotos del viaje por la bodega cvne.

Previous post

Los caminos del vino

Next post

Una gran esencia en Galicia: A Pita Cega

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>